Generalidades

La comida es amor !

En el mes del amor y la amistad es justo recordar que el amor y la nutrición son 2 aspectos vitales de nuestra vida. No podemos vivir sin comer. No podemos vivir sin amor. Alimentar a un niño es mucho más que proveerlo de alimentos, es un acto de amor!

Cuidar lo que comemos y lo que comerán nuestros hijos es una demostración de amor propio y de amor hacia ellos. De hecho, la relación de los niños con la comida comienza muy temprano y define lo que el adulto asumirá como patrón al momento de alimentarse. Es por ello, la importancia que tiene que desde el primer contacto de nuestros hijos con la comida, sea de la forma correcta, no solo porque les provee la energía y nutrientes necesarios, sino porque está llena de emociones, de sensaciones que acompañan al momento de la comida. Los niños recordarán los platos que compartieron y comieron con ellos, los que prepararon juntos o las conversaciones que tuvieron durante esos momentos.

En la niñez se van construyendo patrones sanos de aceptación a los alimentos de acuerdo con la forma en la que los adultos propiciamos ese acercamiento a la comida. Los recuerdos de experiencias positivas vividas alrededor de la comida se convertirán en sensaciones de seguridad, cariño y deseos consumados; las estrategias y comportamientos del adulto a cargo de la alimentación de los niños y las niñas pueden facilitar o limitar la ingesta de alimentos y la concepción de una relación sana con los procesos de alimentación. Lo deseable es tener un estilo de alimentación responsivo que implica sensibilidad para identificar señales de hambre y saciedad, vigilar el patrón de ingesta en cuanto a variedad y calidad de los alimentos, además de estimular y reforzar el comer de manera saludable poniendo el ejemplo (modelamiento).

Sin embargo, no debemos confundir los mensajes a la hora de ofrecer la comida. No los queremos más porque solo les ofrezcamos lo que más les gusta, porque los dejamos comer más o por las recompensas que podamos ofrecer si comen. Se trata de que los niños adquieran una relación saludable con la comida y asuman un hábito alimentario adecuado que garantice un crecimiento y desarrollo físico y mental adecuado.

Alimentar a un niño es una oportunidad de intercambiar amor, de transmitir un mensaje. El comportamiento hacia los alimentos se convierte en una de forma de expresarse, se trate de un niño pequeño o un adolescente. A lo largo de nuestra vida, la comida puede ser utilizada para expresar un malestar, una dificultad o una angustia psicológica.

Es decir, la nutrición no es solo que coman bien, es que reciban los nutrientes que necesitan con amor y en un entorno lleno de emociones que les permita sentirse bien mental y físicamente para lograr una salud plena!

.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.